UNA LABOR DE RECUPERACIÓN…

By | on 15 marzo, 2016 |

Desde 2011, en AIRÉN, comenzamos una labor de recopilación de canciones, entre las personas de nuestro entorno, de pueblos cercanos y de nuestra propia memoria. Así hemos conseguido recoger y adaptar varias canciones.

A LA ORILLITA DEL MAR

 Recogido por Maribel Ruiz (AIRÉN); Informante: Lucia García García (Mascaraque- 1900-Manzanares-1986); Intro. y armo. para adaptación Maribel Ruiz  Adaptación y arreglos: AIRÉN  2013.

 Madrugaba el Conde Niño, /mañanita de San Juan,

ya se monta en su caballo / *y para la mar se va.

Mientras mi caballo bebe, /esta copla he de cantar,

para que la oiga mi novia, /a la orillita del mar.

¡Mira, niña, cómo canta, / la sirenita del mar!

No es, mamita, la sirena, / ni tampoco el serenal,

que es el hijo del vizconde / que por mí llorando está.

Si es el hijo del *vizconde, / cuatro tiros le han de dar

y otros cuatro a su caballo, / a la orillita del mar

Se fue a casa de su tía / y allí se puso a llorar.

-¡Dime, niña, por qué lloras! / -Porque tengo que llorar.

Estándoselo contando, / el entierro vio pasar

y dio un grito tan tremendo / que el entierro hizo parar.

-¡Tú te vas y yo me quedo, / yo me quedo y tú te vas,

antes de los cinco días / en tu compañía he de estar!

Pasa uno, pasan dos, / pasan tres y enferma está,

pasan cuatro, pasan cinco, / ya la llevan a enterrar.

Como era la hija del rey, /  la entierran en un altar,

A él, como hijo del vizconde, / cuatro pasos más atrás.

En la tumba de la niña / ha nacido un rosal,

con un letrero que dice: / “He muerto por mi galán.

Han matado a mis amores / a la orillita del mar”.


Romance variante del conocido Romance del Conde Olinos.  En este caso, el amante es el hijo del vizconde. Es destacable el hecho de que la princesa recurre a la tía para contar sus penas. La alusión repetitiva al mar puede tener un carácter simbólico, referencia clásica y recurrente de la literatura tradicional al amor y la sensualidad. En cuanto a “mañanita de San Juan”, es una referencia a la singularidad de ese día, (24 de junio), relacionada con aspectos rituales y  mágicos del solsticio de verano.Esta versión fue recogida en 1974,  por Maribel Ruiz, la informante fue Lucia García García (Mascaraque,1900-Manzanares1986). Se cantaba en Mascaraque (Toledo) en los primeros años del siglo XX. Los primeros cuatro versos han sido modificados, ya que la rima y la métrica estaba alterada. Se mantiene el significado. En el original: *el rey conde;* hacia la mar y se va.La melodía es común a varias versiones con el mismo contenido conceptual. La forma estrófica es el romance.

 

También hemos recogido y adaptado una variante del famoso romance de “La doncella guerrera”. Ha sido recogido por María Luisa Manzanares, la informante ha sido su madre: Dolores Sánchez-Migallón; se cantaba en Manzanares a mediados del siglo XX. La melodía es semejante a otras versiones, con alguna variación.

LA DONCELLA GUERRERA

 *Un “sevillán”,   sevillano / siete hijas le dio Dios,

todas siete fueron hembras / y ninguna fue varón.

 Un día a la más pequeña, / le tiró la inclinación

de ir al servir al rey, / vestidita de varón.

 No vayas, hija, no vayas / que te van a conocer,

tienes el pelo muy largo / y dirán que eres mujer.

 Si tengo el pelo muy largo, / madre, ¡córtemelo usted!,

que con el pelo cortado, / un varón pareceré.

 Siete años peleando  / y nadie la conoció,

pero al subir al caballo, / la espada se le cayó.

 -¡Maldita se la espada / y maldita sea yo,

por ir al servir al rey / vestidita de varón!.

 

                       

No Responses to “UNA LABOR DE RECUPERACIÓN…”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


*